“El abogado es el consejero de las familias, el juzgador de los derechos controvertidos cuando los interesados lo deseen y el investigador de las ciencias histórico-jurídicas y filosóficas cuando estas fueran necesarias para defender los derechos que se le encomiendan”

En base a ello, este despacho tiene una vertiente jurídica y también humanista que hace que no entendamos la una sin la otra.

Las herencias, los divorcios, el enfrentamiento de unos hombres contra otros, la insatisfacción personal, la infelicidad, nos aboca a un mundo sin alma, donde el hombre está más  solo que  nunca. Si un abogado no sabe captar esta realidad, difícilmente tendrá la suficiente claridad para enfocar los asuntos.

Entendemos que el hombre es un ser trascendente, que está hecho de una mayor dimensión de la que aparenta. Su naturaleza clama para poder traspasar cuanto limitado y finito existe en este planeta. Detrás del conflicto jurídico y material;  del pleito; del enfrentamiento; de la duda, está una persona necesitada de apoyo y de consejo.

Por ello, hemos iniciado este blog, con la  voluntad no sólo de dar el correspondiente asesoramiento jurídico a nuestros clientes, sino también dentro de nuestras limitaciones dar paz y consejo a los problemas de nuestra sociedad. Eso sí, siempre dispuestos a luchar por los intereses de nuestros clientes, buscando ante todo, el deseado pacto, siempre y cuando sea beneficioso para sus intereses.

En este sentido hacemos nuestras las palabras del poeta; “la escritura al igual que el derecho es una vocación, ingrata, avariciosa, y celosa, que te requiere y solicita.”